El Traje de Boda
Autor: Anonim  |  Album: fara album  |  Tematica: Atributele Lui Dumnezeu
Resursa adaugata de vladsitaru in 02/10/2022
    12345678910 0/10 X

 

Cuando Dios nos dice que Su imagen tiene que tomar forma en nosotros, nos está diciendo que Sus atributos/carácter deben ser impresos en nosotros, que debemos vestirnos con el traje de boda. Dios ha preparado este proyecto para nosotros incluso antes de la fundación del mundo. (Porque a los que conoció de antemano, también los predestinó a ser como la imagen de su Hijo. Romanos 8:28)

El plan de Dios para nosotros es restaurar su imagen en nosotros. Él nos dirige a través del Espíritu Santo para vestirnos con Su propia imagen/cosas de arriba. Estas prendas con las que debemos vestirnos son nuestro traje de boda. Si no tenemos el traje de boda, seremos arrojados a las tinieblas exteriores. (Amigo, Él le dijo, ¿cómo entraste aquí sin el traje de boda? Mateo 22:12)

Una de las cosas que tenemos que hacer es despojarnos del viejo hombre con sus obras y vestirnos del nuevo hombre, que está hecho a la imagen de Dios. (Revestirse del hombre nuevo, hecho a imagen de Dios. Efesios 4:24)

El traje de boda tiene en su tejido la bondad, la paciencia, la mansedumbre, el amor, la paciencia… (Poneos el traje nuevo con un corazón tierno, con bondad, con humildad, con mansedumbre, con longanimidad. Pero sobre todo, revestíos de amor, que es el vínculo de la perfección. (Colosenses 3:12,14)

Esta es la nueva vestimenta o el traje de boda. Es el vestido de nuestro corazón que nos hace semejantes al Señor Jesús.

La bondad, la paciencia y el amor deben arraigar en nosotros y se obtienen guardando la Palabra de Cristo bajo la guía del Espíritu. (Somos cambiados a su semejanza, de gloria en gloria, por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18)

El que comienza esta buena obra en nosotros, a través de Su Palabra y el Espíritu Santo, la llevará a cabo hasta su finalización. (Porque nosotros somos su obra. Efesios 2:10) Él dio a su Hijo para que muriera a fin de que fuéramos perdonados, sembró la semilla (la Palabra de Cristo) en nuestro corazón de la que brota la vida, y también nos dio el don del Espíritu Santo para nuestra renovación y crecimiento. (… mediante la renovación del Espíritu… Tito 3:5; recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38)

El Espíritu Santo actúa a lo largo de nuestra vida para santificarnos. El Espíritu se convierte en nuestro guía, impulsándonos y guiándonos. Trabaja con la ayuda de las enseñanzas del Señor para hacernos crecer, para lograr el resultado que Dios desea, es decir, su imagen, ser revestidos con el traje de boda. (… mediante la santificación obrada por el Espíritu. 1 Pedro 1:2)

Las enseñanzas del Señor Jesús son indispensables para imprimir en nosotros sus atributos, para moldearnos a su imagen.

El Espíritu Santo tomará cada enseñanza individualmente y trabajará con nosotros para perfeccionarnos, para ponernos el traje de boda. (Cuando venga el Consolador, el Espíritu de la verdad, os guiará a toda la verdad; porque no hablará por sí mismo, sino que hablará todo lo que se oiga. Juan 16:13; Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho. Juan 14:26)

El Espíritu Santo no viene a nosotros para sentarse en algún rincón de nuestros corazones, sin ser escuchado, sin que le permitamos involucrarse en nuestras vidas.

Él sólo viene en una posición de liderazgo y sólo cuando aceptamos obedecerle en un sentido absoluto. Por eso Dios nos dice que nos propongamos ser gobernados totalmente por Su Espíritu. (Sed llenos del Espíritu. Efesios 5:18) Él viene y se apodera de nuestras vidas y trabaja en ellas para poner Su fruto en nosotros. (…caminen en el Espíritu y no satisfagan los deseos de la carne. Gálatas 5:16)

El Espíritu trabaja con nosotros y nos apoya en nuestras debilidades. Comprende nuestras debilidades y nos ayuda intercediendo por nosotros. (Así también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues no sabemos cómo debemos orar. Pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con indecibles suspiros. Romanos 8:26)

Pero si no caminamos en obediencia a sus impulsos, entonces Él no puede ayudarnos en nuestra debilidad. Así detendremos la obra del Espíritu. Él no nos obligará a trabajar si no queremos hacerlo. (No apaguen el Espíritu. 1 Tesalonicenses 5:19)

Sólo si nos dejamos guiar por el Espíritu de Cristo y buscamos como una cuenta preciosa las cosas del Espíritu, Él nos guiará para obtenerlas. (… andar en pos de las cosas del Espíritu es vida y paz. Romanos 8:6; Los que viven por los impulsos del Espíritu caminan por las cosas del Espíritu. Romanos 8:5)

Donde hay vida nueva, aparecerán, como resultado de la obra del Espíritu, las primicias (… tenemos las primicias del Espíritu. Romanos 8:23) Por lo tanto, podemos comprobar fácilmente si el Espíritu mora en nosotros.

La Escritura nos dice que recibimos el Espíritu, no para vivir para nosotros mismos, sino para llegar a ser como el Señor, para tener amor y ser útiles a los demás. (El amor no busca su propia utilidad. 1 Corintios 13:4; Y a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para provecho de los demás. 1 Corintios 12:7)

Para recibir las cosas del Reino o los tesoros del Reino, primero tenemos que entender lo que son. Entonces debemos dejar las cosas viejas y reemplazarlas con el tesoro que se encuentra en el Reino, es decir, las cosas/frutos del Espíritu: «amor, alegría, paz, longanimidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio». (Gálatas 5:22) Entonces debemos renunciar al amor propio, o a vivir la vida para nosotros mismos. (De hecho, ninguno de nosotros vive para sí mismo… Romanos 14:7)

Así comenzaremos una nueva vida con las cosas nuevas del Reino. Comenzaremos a trabajar en la restauración de nuestro carácter, el traje de boda, guiados por el Espíritu de Dios (Y revestirnos del nuevo hombre, hecho a imagen de Dios, de una justicia y santidad que es la verdad. Efesios 4:24)

Cuando la nueva vida comienza, tenemos nuevas preocupaciones, nuevas cosas. (Si alguien está en Cristo, es una nueva creación. Las cosas viejas ya no existen: he aquí que todas las cosas son nuevas… estas cosas son de Dios. 2 Corintios 5:17,18)

Estamos en su taller cada día, trabajando con Él para cambiar a su imagen. A través de la obediencia a los impulsos del Espíritu, y a través de la Palabra del Evangelio, los frutos del Espíritu se formarán en nosotros.

Uno de los frutos de la obra del Espíritu o tejido del traje nupcial es el sometimiento de la lujuria. Si obedecemos los impulsos del Espíritu, Él trabaja con nosotros para santificarnos, para despojarnos de las lujurias, para no pensar en el mal, para estar libres de la ira, etc. (… mediante la santificación obrada por el Espíritu. 1 Pedro 1:2)

Cuando seamos tentados, el Espíritu nos recordará las palabras del Señor, nos instará a unir a la fe, las obras. Entonces nos guiará, para que podamos apartar nuestra mente de las cosas vanas y huir de los deseos de los ojos. (Obedeciendo a la verdad habréis purificado vuestras almas por medio del Espíritu. 1 Pedro 1:22)

Nuestra parte es crucificar al viejo hombre con sus pasiones y concupiscencias (las obras de la carne, la concupiscencia de los ojos), trabajar para restaurar su imagen en nosotros junto con el Espíritu Santo, para revestir el nuevo hombre. (Si tu ojo derecho te hace caer en el pecado, sácalo y échalo de ti. Mateo 5:29)

Para crucificar la carne, el Señor nos dará como ayuda, además del Espíritu Santo, los miembros del cuerpo de Cristo. (1 Corintios 12) Por eso no podemos unirnos con cualquiera, sino que debemos estar sólo en aquella Iglesia donde se practica la pureza y no se tolera el pecado.

Allí seremos ayudados por el Espíritu Santo y por los demás miembros a crecer y a crucificar la vieja carne. Debemos estar con aquellos que no aman el mundo ni las cosas del mundo. Su sujeción a las cosas del mundo (por ejemplo, ir al mar, hablar mal, ver la televisión e Internet, el pluriempleo, el soborno, etc.) nos ayudará a despojarnos del viejo hombre. (Huye de los deseos de la juventud y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor de corazón puro. 2 Timoteo 2:22)

Autorreflexión

¿Hemos empezado a caminar tras las cosas del Espíritu como tras un tesoro? ¿Son una prioridad diaria? ¿Tenemos los primeros frutos del Espíritu? ¿Tenemos como fruto del ministerio del Espíritu, el sometimiento de las concupiscencias? ¿Ha surgido la paciencia, la bondad? ¿Estamos trabajando en el traje de boda?

El que tiene el Espíritu, tiene su fruto. (Por sus frutos los conoceréis. Mateo 7:16) No te engañes pensando que puedes tener el Espíritu si no tienes sus frutos.

Si hemos dejado algunos pecados (beber, fumar, salir de fiesta) leemos la biblia, cantamos, oramos, tenemos estudios bíblicos, pero todavía vivimos para nosotros mismos, y no andamos en pos de las cosas del Espíritu, entonces podemos estar seguros de que la nueva vida aún no ha comenzado.

Este es un extracto del folleto Traje de Boda, disponible íntegramente en línea aquí.

Până în acest moment nu au fost adăugate comentarii.
Statistici
  • Vizualizări: 51
Opțiuni