La Iglesia de Cristo
Autor: Anonim  |  Album: fara album  |  Tematica: Biserica
Resursa adaugata de vladsitaru in 02/10/2022
    12345678910 0/10 X

 

Para muchos de nosotros, la Iglesia a la que pertenecemos ya no tiene un propósito dado por Dios. Para muchos, la Iglesia es sólo un lugar para encontrar un poco de paz mental que se pierde durante la semana debido a un estilo de vida atestado.

Nos han enseñado a creer que lo que se llama genéricamente Iglesia es un lugar donde se reúnen personas con inquietudes religiosas comunes. Es un lugar donde la gente canta, reza, escucha un sermón y socializa un poco al terminar el programa y luego se va a sus preocupaciones e intereses personales.

Una parte muy pequeña de los miembros se encarga de llevar a cabo este programa. La gran mayoría de los miembros están en la posición de ser espectadores en estos programas religiosos, su trabajo consiste en asistir/sentarse en el banco y contribuir con una cierta cantidad de dinero para las necesidades de la congregación.

En estas asambleas, el miembro ordinario es un mero consumidor, no tiene nada que hacer, siendo su participación en la asamblea su única tarea. La realidad muestra que bastantes miembros ni siquiera acuden a estos programas, estando los edificios bastante vacíos en algunos cultos. En muchos casos sus miembros se conocen sólo de vista.

Quizás hasta hoy usted, como muchos otros, no ha tenido ninguna participación en la iglesia de la que es miembro y no ha considerado que cada miembro es puesto en el cuerpo por Dios para ser útil a los demás miembros. (Y a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para beneficio de los demás. 1 Corintios 12:7)

Tal vez te parezca normal que en la Iglesia participe sólo un pequeño grupo de hermanos. Tal vez, le parezca natural que haya muchos en la asamblea que no asistan a las reuniones por mes o por año y que, sin embargo, sigan en la lista de miembros.

Para que no nos engañemos, hoy más que nunca necesitamos considerar cuidadosamente lo que la Palabra de Dios nos dice sobre nuestro lugar en la Iglesia de Cristo.

La Iglesia o el Cuerpo de Cristo es uno de los grandes misterios de Dios. (Este misterio es grande – estoy hablando de Cristo y la Iglesia. Efesios 5:32) Este plan o diseño de la Iglesia de Cristo fue hecho en la eternidad. Incluso los señores y los principados en los lugares celestiales miran a la Iglesia y se maravillan de su funcionamiento. (Para que los señores y los principados conozcan hoy, por medio de la Iglesia, la multiplicidad de la sabiduría de Dios según el plan eterno que hizo en Cristo Jesús, nuestro Señor. Efesios 3:10,11)

Para comprender el plan eterno de Dios para Cristo y su Iglesia, debemos examinar con mucha atención lo que dicen las Escrituras al respecto.

Para obtener una comprensión más clara, destacaremos algunos versículos de la Santa Palabra.

  1. «Edificaré mi iglesia…» (Mateo 16:18)

  2. «Él es la cabeza del cuerpo, la Iglesia» (Colosenses 1:18).

  3. «Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno de vosotros es miembro de su cuerpo» (1 Corintios 12:27)

  4. «Nadie ha odiado jamás su propio cuerpo, sino que lo nutre, lo cuida con amor, como Cristo la Iglesia» (Efesios 5:29,30)
  5. «Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros… por su cuerpo, que es la Iglesia». (Colosenses 1:24)


La Iglesia se identifica como el cuerpo de Cristo. Él es la Cabeza del cuerpo y las personas nacidas de la semilla de Dios son los miembros. (Él es la Cabeza del cuerpo, la Iglesia. Colosenses 1:18; Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno por separado sus miembros. 1 Corintios 12:27)

Cristo es la cabeza del cuerpo, la Iglesia. El plan de Dios para el recién nacido es elevarlo, perfeccionarlo, hacerlo semejante a Él. Y esto lo hace a través de su Palabra, del Espíritu Santo y con la ayuda de los miembros, que están en el Cuerpo de Cristo.

Este plan ha sido hecho en la eternidad en Cristo Jesús. (Según el plan eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor. Efesios 3:11)

Dios hace el Cuerpo de Cristo, su modo de funcionamiento es muy similar al del cuerpo humano. (Dios hizo el cuerpo. 1 Corintios 12:24) Él pone en el Cuerpo de Cristo sólo a los miembros que tienen vida de lo alto/nacidos de nuevo. (El Señor añadía cada día a los que se salvaban. Hechos 2:47)

El comienza Su trabajo con nosotros y si permanecemos obedientes, El lo llevara a cabo. (Estoy seguro de que el que comenzó esta buena obra en ustedes la completará hasta el día de Jesucristo. Filipenses 1:6)

Un niño no puede elegir por sí mismo dónde crecer, así que Aquel que lo dio a luz lo cuida y lo coloca en Su familia, es decir, en el Cuerpo de Cristo. (Véase la obra de Dios con el centurión Cornelio en los Hechos).

Él ha prometido estar con nosotros todos nuestros días, sin dejarnos ni un momento. Nos llevará de la mano y nos acompañará hasta el final del camino. (Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20; Porque Él mismo dijo: «No os dejaré nunca; no os abandonaré en absoluto». Hebreos 13:5)

Él no abandona a sus recién nacidos y no los dejará crecer sin ayuda de Él. (Y ha dado a algunos… para el perfeccionamiento de los santos… para la edificación del cuerpo de Cristo. Efesios 4:11,12)

Dios pone los miembros en el Cuerpo de Cristo de manera similar a como los puso en el cuerpo humano; el corazón en su lugar, el páncreas en su lugar, la uña en su lugar, cada uno con sus funciones. (Edificaré mi iglesia… Mateo 16:18)

Este post fue extraído del folleto La Iglesia el Cuerpo de Cristo, disponible en línea aquí.

Până în acest moment nu au fost adăugate comentarii.
Statistici
  • Vizualizări: 38
Opțiuni