El Nuevo Nacimiento
Autor: Anonim  |  Album: fara album  |  Tematica: Diverse
Resursa adaugata de vladsitaru in 02/10/2022
    12345678910 0/10 X

 

Nacer de nuevo (el nuevo nacimiento) o recibir la ciudadanía en el Reino de Dios es el mayor acontecimiento que puede tener lugar en la vida de alguien. Nacer de nuevo es obligatorio para entrar en el Reino de Dios. (En verdad os digo que si un hombre no nace de nuevo, no puede ver el Reino de Dios. Juan 3:3)

La Palabra de Dios nos dice que nacer de nuevo es un nacimiento espiritual, en el que el hombre nace de Dios. (No nace de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de ningún hombre, sino de Dios. Juan 1:13)

Así como todo nacimiento biológico se basa en una semilla, la Palabra de Dios nos habla del nuevo nacimiento. Se basa en una semilla, ¡y esa semilla es la semilla de Dios! (El que nace de Dios… su semilla permanece en él. 1 Juan 3:9)

El primer capítulo del Evangelio de Juan identifica a Dios como uno y el mismo que su Palabra. (En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Juan 1:1) El Señor Jesús también es descrito como la Palabra encarnada y como uno con el Padre. (Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros… Juan 1:14; Yo y el Padre somos uno. Juan 10:30)

El apóstol Pedro dice que la semilla de la que se produce el nuevo nacimiento es la Palabra de Dios. (Habéis nacido de nuevo, no de una semilla corruptible, sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios. 1 Pedro 1:22-23) El mismo Señor Jesús describe la Palabra de Dios como la semilla. (La semilla es la Palabra de Dios. Lucas 8:11)

Si Dios es identificado como la Palabra, y la Palabra es descrita como la semilla de la cual el hombre nace de nuevo, entonces es extremadamente importante saber qué contiene esta semilla. Necesitamos saber qué hay en su código genético, para entender de qué brota esta nueva vida.

Así como en la semilla biológica no encontramos los ojos, el corazón, la nariz, sino sólo las células correspondientes a su formación, así en la semilla de Dios no encontraremos la Imagen de Dios, sino el código genético correspondiente a su formación en nosotros.

Esta verdad es muy importante para entender cómo ocurre nacer de nuevo y por qué debemos nacer de Su Palabra. La Palabra o Sus leyes deben nacer en nosotros, para crecer, para que al final lleguemos a tener la Imagen de Cristo en nosotros. (¡Hijitos míos, por quienes vuelvo a sentir los dolores de parto hasta que Cristo tome la imagen en vosotros! Gálatas 4:19)

Si escudriñamos la Escritura con cuidado, veremos fácilmente lo que son estas palabras: «Pondré (sembraré) mis leyes en sus corazones, y las escribiré en sus mentes». (Hebreos 10:16); «…la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios». (2 Corintios 4:4) Así, Dios siembra en el corazón del hombre la Palabra de Cristo/Sus Leyes, que crecen hasta la madurez del fruto del Espíritu/la imagen de Cristo.

Por ejemplo, en la configuración de la semilla de Dios encontramos la enseñanza: «No resistirás al que te haga mal». Esto crecerá a través del Espíritu Santo y se desarrollará en la paciencia, que es parte de la imagen de Dios.

Otro ejemplo de una enseñanza que encontramos en el código genético de la semilla de Dios es «pagar impuestos, porque los gobernantes son servidores de Dios, haciendo este mismo servicio sin cesar». Esta enseñanza en obediencia al Espíritu nos ayudará a crecer en justicia.

No nos engañemos pensando que es suficiente creer sólo en el sacrificio del Señor Jesús. Sin recibir Su Semilla o Su Palabra no habrá un hombre nuevo. Esta fe está muerta y no nos salva.

Así como en el nacimiento de una planta participan naturalmente tres elementos principales, que son la tierra, la semilla y el agua, en el nuevo nacimiento encontramos tres elementos principales: el corazón humano, la Palabra de Cristo y el Espíritu Santo.

El corazón humano se asemeja a la tierra. (La semilla que cayó en buena tierra son los que, de corazón honesto y bueno, habiendo oído la palabra, la guardan y dan fruto con paciencia. Lucas8:15)

La Palabra de Cristo/Sus enseñanzas es la semilla de la que germina la vida. De esta semilla brota la nueva vida y tiene en su composición los elementos de los cuales creceremos para alcanzar la estatura de un hombre maduro. (Pondré Mis leyes (semilla) en su corazón, y en su mente las escribiré. Hebreos10:16)

¡Cuidado! No confundamos la Palabra de Cristo que es la Semilla de la que nos dicen las Escrituras que tenía que venir, con la Ley de Moisés, que fue dada por ilegalidad. (¿Por qué la Ley entonces? Fue añadida debido a la ilegalidad hasta que viniera la semilla a la que se le había hecho la promesa. Gálatas 3:19)

El Espíritu Santo es el tercer elemento requerido. Así como la semilla biológica no germina si no tiene agua, tampoco la semilla de Dios germina sin el Espíritu Santo. (…por la renovación del Espíritu. Tito3:5; …nacido del Espíritu. Juan 3:8)

La tierra/el corazón humano
En la parábola del sembrador hay cuatro clases de tierra:

  1. Los que oyen la Palabra del Reino y no la creen, porque no la entienden. En este caso la tierra es sólida como una roca, el corazón está endurecido. (Mateo 13:19; Lucas 8:12)

  2. Los que oyen la Palabra del Reino y la reciben durante algún tiempo. (La semilla cayó en terreno pedregoso. Mateo 13:20)

  3. Los que oyen la Palabra del Reino y la reciben, pero las preocupaciones de nuestros días… (La semilla que cayó entre espinos. Mateo 13:22)

  4. Los que oyen la Palabra del Reino y la reciben con buen corazón. El último caso nos muestra una tierra clara y limpia. (La semilla que cayó en buena tierra. Mateo 13:23)


En la primera categoría de personas, el corazón está endurecido y la Semilla no germina. En la segunda y tercera categoría de personas, encontramos todos los elementos necesarios para la germinación. La tierra, la Semilla y el Espíritu Santo están presentes, lo que produce la germinación de la nueva vida.

Sin embargo, en la segunda categoría, el suelo no tiene suficiente tierra para que la nueva vida fructifique/madurezca; y en la tercera, el suelo no está preparado/despejado. La cuarta categoría es un buen corazón que recibe la semilla sembrada en su interior y luego, mediante la renovación y la obra del Espíritu, crece y da el fruto del Espíritu.

Si las Escrituras nos hablan de muchas clases de suelos, debemos investigar por nosotros mismos para ver qué clase de suelo somos. (Cultiva un campo nuevo, y no siembres entre espinos. Jeremías 4:3)

Ilustración de la semilla inalterada de Dios necesaria para nacer de nuevo

Como sabemos, el embrión humano incluye en sí mismo todas las células que acabarán formando al futuro humano que nacerá de él: el corazón, los ojos, el cerebro… todo está codificado a escala microbiológica y se ensambla sin perder ningún detalle.

Veremos que lo mismo ocurre con la semilla de Dios. Todos los componentes primarios de la Imagen de Dios están incluidos en esta semilla divina. (…el hombre nuevo, hecho a imagen de Dios. Efesios 4:24) Tiene en su composición toda la información genética/Leyes del Reino, o sea, los mandamientos de Cristo. Toda enseñanza de Cristo es un componente primario de la imagen del Señor. (…la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. 2 Corintios 4:3)

Dios planta en nuestros corazones la Semilla «que iba a venir»/La Palabra de Cristo, o en otras palabras reescribe la configuración genética de Su imagen. (Pondré mis leyes en sus corazones y las escribiré en sus mentes. Hebreos 10:16)

A continuación hay algunas informaciones/enseñanzas genéticas del Reino que se encuentran en la configuración de la Semilla de Dios:

  1. No resistáis al que os hace daño. (Mateo 5:39)

  2. Al que quiera demandarte y quitarte el abrigo, déjale también la camisa. (Mateo 5:40)

  3. No juzgues, para no ser juzgado. (Mateo 7:1)

  4. Dad al César lo que es del César. (Lucas 20:25)

  5. Tened cuidado de no calumniar. (Mateo 18:10)

  6. Si alguien quiere demandarte por tu abrigo, dale también tu camisa. (Lucas 6:29)

  7. Bendice a los que te maldicen. (Mateo 5:44)


El Espíritu Santo hará germinar esta semilla que está plantada en nosotros; más específicamente, hará germinar cada enseñanza y trabajará para nuestro crecimiento y perfección. Ejemplo: La enseñanza de la no resistencia se siembra en nosotros y producirá, por medio del Espíritu Santo, su respectivo fruto: paz, paciencia abundante, amabilidad, bondad. (Somos transformados a su imagen, de gloria en gloria, por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18; El Consolador, el Espíritu de la verdad, os guiará a toda la verdad. Juan 16:13)

Todas las enseñanzas del Señor son esenciales, forman parte de la «materia prima» con la que se elabora el producto final. Ninguna enseñanza puede dejarse de lado. Cada una de ellas es una célula primaria, como las células del embrión humano, que al crecer formarán parte de la imagen del Señor; ninguna se coloca en la semilla sin un propósito.

Cada enseñanza contribuye a la formación de la imagen de Cristo en nosotros. El Espíritu Santo no nos dejará solos y trabajará con nosotros mientras crecemos. No nos engañemos – Dios no nos llevará a su Reino eterno sólo en base a una fe mental en el sacrificio del Señor, como la mayoría cree, sino que debemos nacer de nuevo de su semilla y crecer hasta la estatura de la plenitud en Cristo, como está escrito. (…hasta que todos lleguemos a la estatura de un hombre maduro, a la medida de la estatura que corresponde a la plenitud de Cristo. Efesios 4:13)

Preguntémonos: ¿qué pasaría si rompemos la semilla en trozos más pequeños y le quitamos algunas enseñanzas? ¿Podríamos seguir hablando de un nacimiento de Dios? Imaginemos qué pasaría si fragmentáramos un trozo de una semilla biológica. Si quitáramos las células que corresponden al hígado, al corazón o al cerebro, ¿seguiría habiendo un nacimiento? ¿Germinaría la vida a partir de esa semilla?

Es crucial entender que si no aceptamos el reino de Cristo en todas las cosas, no recibiendo todo lo que Él ha dicho, la semilla no estará completa y no germinará. (Cuando alguien escucha la Palabra del Reino y no la entiende, viene el maligno y arrebata lo que se ha sembrado en su corazón. Este es el que representa la semilla sembrada junto al camino. Mateo 13:19)

Si desobedecemos un solo mandamiento, el Espíritu no podrá usar esa enseñanza para completar Su imagen en nosotros/el fruto del Espíritu. (El objetivo de los mandamientos/enseñanzas del evangelio es el amor. 1 Timoteo 1:5)

Si no recibimos las enseñanzas del Señor con respecto a la resistencia, el juicio, la negación de uno mismo, la bendición de los demás… la semilla no contendrá todo lo necesario para la germinación de la vida celestial. Dios renueva por medio del Espíritu sólo a los que le obedecen. (Nosotros somos testigos de estas cosas, al igual que el Espíritu Santo que Dios ha dado a los que le escuchan. Hechos 5:32; …por la renovación del Espíritu. Tito 3:5)

A continuación hay algunas enseñanzas que faltan en los corazones de muchos, que tampoco son aceptadas por los muchos que declaran y creen que son nacer de nuevo.

  1. Dad al César lo que es del César. (Lucas 20:25)

  2. No te resistas al que te hace daño. (Mateo 5:39)

  3. Bendice a los que te maldicen. (Lucas 6:28)

  4. Si yo, vuestro Señor y Maestro, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros (Juan 13:14).


Reflexión personal: ¿Son estas enseñanzas demasiado para ti? ¿Es demasiado para ti soportarlas? (Muchos… después de escuchar estas palabras, dijeron: «Lo que está diciendo es demasiado para soportarlo. ¿Quién puede soportarlo? » Juan 6:60)

Debemos entender que no será posible nacer de nuevo de Dios si despreciamos las leyes del Reino/la Palabra de Cristo que está plantada en nuestros corazones. (Recibid con amabilidad la Palabra plantada en vosotros, que puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21; …pondré Mis leyes en sus corazones. Hebreos 10:16)

Nacer de nuevo no es posible a partir de una semilla parcial

No se puede dejar de lado ninguna enseñanza. Cada una tiene su propio propósito, ninguna fue dada al azar. Algunas son para preparar/limpiar el terreno de cosas como juzgar, condenar a otros, los deseos de la carne, la lujuria de los ojos… y otras son para obtener abundante paciencia, bondad, paz, amor…

Sólo guardando los mandamientos de Cristo podremos despojar al hombre viejo de sus vicios y revestirnos del hombre nuevo, hecho a imagen de Dios. (Revestirse del hombre nuevo, hecho a imagen de Dios. Efesios 4:24)

El vestido del hombre nuevo debe tener en su tejido la bondad, la paciencia, la amabilidad, el amor… (Vístete con un corazón lleno de misericordia, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de abundante paciencia. Pero sobre todo, vístete con amor… Colosenses 3:12,14) Este es el traje de boda (las responsabilidades del hombre nuevo) que debo ponerme para ser como el Señor Jesucristo.

En los siguientes párrafos, con el propósito de auto-estudio y auto-reflexión, discutiremos con más detalle el tema de la «difamación» y la «bendición». Tomaremos algunos mandamientos que nos ayudarán a eliminar el juicio, la condenación y la calumnia de nuestras vidas, así como algunas otras enseñanzas que traerán consigo a la nueva vida: bendición, bondad, paz…

Denigrar a otros/calumniar es una de las cosas que está completamente prohibida en el Reino de Dios. Si miramos a los ángeles que están en la presencia de Dios, ellos no se atreven a romper la ley del Reino con respecto al juicio y la calumnia. No se atreven a juzgar ni siquiera a Satanás, y menos aún a pronunciar un reproche contra él. (Sin embargo, el arcángel Miguel, cuando luchaba con el diablo por el cuerpo de Moisés, no lanzó contra él una acusación injuriosa, sino que dijo: «¡El Señor te reprende! » Judas 1:9; mientras que los ángeles, que son mayores en poder y fuerza, no presentan ninguna acusación injuriosa contra ellos ante el Señor. 2 Pedro 2:11).

Podemos ver que está en nuestra naturaleza juzgar a los demás, condenar a los demás, y luego hablar negativamente del que juzgamos. La mayoría de las personas caen en la categoría de los juzgados; empezando por los de nuestra familia hasta los que nos gobiernan. Muchos de nosotros nos justificamos con esta afirmación: «Pero cuando hablo mal de alguien, sólo digo la verdad». Sin embargo, las Sagradas Escrituras nos prohíben hablar mal de nadie. (Recuérdales que no hablen mal de nadie. Tito 3:2)

Para observar cuánto nos afecta la calumnia, debemos examinarnos detalladamente. Revisémonos durante unos días seguidos y anotemos en un cuaderno, al final de cada día, las personas de las que hemos hablado mal. Este experimento nos mostrará dónde estamos realmente. Si te propones revisarte con honestidad, tal vez te sorprendas al ver que tienes una vida en la que predominan los malos pensamientos y las malas palabras.

Debemos tener en cuenta que, incluso antes de hablar mal de alguien, hacemos muchas cosas que, por lo demás, no son tan perceptibles. Si no les prestamos mucha atención, nos llevarán inevitablemente a la difamación.

Antes de hablar mal de alguien, lo primero que hacemos es juzgar a esa persona, haciendo caso omiso del mandamiento de no juzgar a nadie. (No juzguéis y no seréis juzgados. Lucas 6:37) Muchas veces recurrimos a otro amigo para reforzar nuestro juicio. La segunda cosa que viene después de un juicio es la condenación, que viene porque desobedecemos otro mandamiento del Señor. (No condenéis, para que no seáis condenados. Lucas 6:37) Una tercera cosa es la falta de perdón. (Perdonad y sed perdonados. Lucas 6:37; Si uno tiene motivo de queja contra otro, perdónense mutuamente. Colosenses 3:13)

Y luego, para que el pecado sea lo más completo posible, desatendemos el mandamiento del Señor respecto a hablar mal. (Cuidado con la calumnia. Mateo 18:10) Si nos examinamos sinceramente, encontraremos que la mayoría de nosotros, en cuanto encontramos una oportunidad, pregonaremos a los demás sobre los que hemos juzgado y condenado.

Transmitiremos nuestra amarga envidia a los demás, que a su vez la transmitirán, desprestigiando así a muchos. Sin embargo, «El que calumnia a su prójimo es un necio». (Proverbios 11:12)

Para heredar el Reino de Dios, tendremos que renunciar a este grave pecado, limpiar nuestro terreno, sacarlo de nuestro corazón, pues sabemos que los calumniadores no heredarán el Reino de Dios. (1 Corintios 6:10)

Todavía no lo conseguiremos si no abandonamos primero el juicio, la condena, y si no aprendemos a perdonar a los que nos perjudican. (Soportad los unos a los otros, perdonándoos mutuamente, al que tenga alguna queja contra alguien; como el Señor os perdonó, así debéis hacerlo también vosotros. Colosenses 3:13)

Para el que quiere vivir en el Reino de Dios, otra cosa esencial que debe hacer es romper toda amistad con los que practican la difamación, aunque sean hermanos de la congregación. (No tengáis relación con nadie que, aunque se llame «hermano», sea… calumniador. 1 Corintios 5:11,13) Debemos hacerlo porque este pecado contamina como una plaga. (Las malas acciones estropean las buenas costumbres. 1 Corintios 15:33; Quítate de en medio de ellos, y sepárate de ellos, dijo el Señor; no toques lo inmundo, y yo te recibiré. 2 Corintios 6:17)

La bendición es una de las cosas superiores preparadas por Dios para que caminemos. (Si has resucitado con Cristo, sigue buscando las cosas de arriba, donde está Cristo; pon tu mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Colosenses 3:1)

La bendición es lo contrario de la calumnia. La bendición excluye la calumnia y viceversa, no podremos mantener ambas. (¡De la misma boca salen tanto la bendición como la maldición! Hermanos míos, ¡no puede ser así! ¿Acaso el agua dulce y el agua amarga brotan de la misma fuente? Santiago 3:10)

Para bendecir, debemos limpiar la tierra del pecado de hablar mal; no sembremos bendición entre las espinas de la calumnia. (¡Cultiven un campo nuevo, y no siembren entre espinos! Jeremías 4:3) Necesitaremos ser guiados por el Espíritu Santo y guardar los mandamientos del Señor con respecto a la bendición. He aquí algunos de ellos:

Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian y orad por los que os ultrajan y os persiguen. (Mateo 5:43) Bendecid a los que os persiguen. (Romanos 12:14)
Bendecid, porque habéis sido llamados a ello. (1 Pedro 3:9)
No resistáis al que os perjudica. Cualquiera que quiera demandarte por tu abrigo… (Mateo 5:39-41) Perdona y serás perdonado. (Lucas 6:37)
Sólo podremos bendecir si dejamos de calumniar. Tendremos que soltar la ira, el juicio, dejar de condenar, dejar de oponernos al que nos hace daño, estar dispuestos a permitir al que toma las cosas por la fuerza, perdonarlo, y si tiene hambre, alimentar incluso a nuestro enemigo…

La actitud de bendecir incluso al que te persigue no está en la naturaleza del hombre natural, no viene a través del yo, sino sólo guardando la Palabra de Cristo.

Este tipo de actitud hacia los que nos hacen daño está estrictamente relacionada con ese amor que no ha llegado a la mente humana. El viejo «hombre» nunca hará tal cosa, pues es una completa locura y un sinsentido para él.

Autorreflexión

Si nos examinamos sinceramente, muchos de nosotros encontraremos que no han aprendido a hablar bien y que (quizás) nunca han bendecido a quien les ha hecho daño. Descubrirán que no han guardado los mandamientos relativos a hablar mal, ni el mandamiento de la bendición. (Ama a tus enemigos, bendice a los que te maldicen. Mateo 5:43-44)

Revísate a ti mismo: ¿Bendices o calumnias? No te engañes a ti mismo creyendo que podrás bendecir mientras sigues enojado, juzgando, condenando… Esto sólo te causará malestar, junto con el hablar mal/calumniar, no la bendición. (Santiago 3:16)

Hazte las preguntas más serias: ¿Es la semilla que fue sembrada en tu corazón la semilla de Dios? ¿Has recibido los mandamientos/leyes del Señor con respecto a la difamación/bendición? Si los has recibido, ¿los estás cumpliendo? ¿Han dado fruto? Examínate a fondo durante una o dos semanas y verás dónde estás.

Examínate cuidadosamente: Cuando hablas mal, ¿te regaña el Espíritu Santo? Analízate si vives la nueva vida a la que has sido llamado, porque muchos estamos llamados a bendecir, pero muy pocos lo hacen. (Bendecid; porque a esto habéis sido llamados, para que heredéis una bendición. 1 Pedro 3:9)

Si hablas mal del gobierno, de los que están en la política, de los que están en la sanidad pública, de los vecinos… y de los que te hacen daño de una manera u otra, significa que las cosas no han ocurrido todavía, significa que la nueva vida no ha empezado. (Si alguno está en Cristo, es una nueva criatura: las cosas viejas han pasado; he aquí que se han hecho nuevas; y todo esto proviene de Dios. 2 Corintios 5:17-18)

Debemos entender que para el hombre que ha nacido de lo alto, de Dios, la difamación o cualquier otro pecado son sólo accidentes, ¡no una forma de vida! (El que ha nacido de Dios no peca. 1 Juan 3:9)

El Señor Jesús nos dice que sólo si odiamos al viejo «hombre», si abandonamos las viejas cosas, sólo entonces podremos empezar una nueva vida en el Reino de Dios, y ésta será una vida de discipulado/esclavitud a Él. (Si alguien viene a mí y no odia… hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:26)

El Señor entrará con nosotros en la Nueva Alianza sólo cuando renunciemos a nuestra propia voluntad y lo aceptemos como nuestro Maestro, obedeciendo sus enseñanzas. A partir de este momento comienza la nueva vida, una vida de discipulado. Nos convertimos en sus discípulos desde el día en que lo aceptamos en todo como Maestro y Señor.

Este es el momento en que Dios comienza su obra de perfección y la completará sólo si permanecemos fieles a ella. (Estoy seguro de que el que ha comenzado esta buena obra en vosotros la terminará. Filipenses 1:6)

Ser discípulo de Cristo significa estar inscrito en Su escuela, aprender de Él las cosas nuevas de lo alto y asimilarlas, ya que son estrictamente necesarias para nuestra vida en el Reino. Nos convertimos en sus discípulos desde el primer día de escuela, desde el primer día de la nueva vida.

En la escuela de Cristo, somos esclavos de Dios, estamos sometidos a Él en todo, para alcanzar nuestra santificación. (Os habéis convertido en esclavos de Dios, vuestro fruto es la santificación, y el fin es la vida eterna. Romanos 6:22) Nacer de nuevo es el comienzo de la vida del discípulo. El resultado del discipulado de Dios y de la obra del Espíritu es la imagen de Dios en nosotros.

Este es un extracto del folleto Nacer de Nuevo. Para leerlo completo en línea haga clic aquí.

Până în acest moment nu au fost adăugate comentarii.
Statistici
  • Vizualizări: 32
Opțiuni